Cómo instalar WinLINUX


En la carrera por dar próximo paso para acercar Linux al usuario común de Windows de una vez por todas, un desconocido grupo de personas lograron lo que parecía imposible: Crear una distribución que instale Linux desde y en Windows, en un directorio más de la misma partición del mismo disco rígido, configurando el hardware detectado automáticamente y con la posibilidad de desintalarlo con la opción "Agregar o Quitar Programas" de Panel de Control, como si fuera un programa Windows más !!

Nace Una Nueva Distribución
Esta nueva distribución que parece hacer lo imposible se llama WinLinux 2000 y puede bajarse gratuitamente desde la página oficial de WinLinux en www.winlinux2000.com/ (180 Mb aprox.).

WinLinux 2000 toma un camino un tanto distinto de toda distribución Linux (la facilidad de instalación y uso), al contrario que las demás, no es necesario rebootear la PC desde un diskette o el CD-ROM para iniciar el programa de instalación, sino simplemente poner el CD en la lectora y hacer doble click en el icono del archivo "Setup.exe", si es que no se tiene activado el autorun. Tampoco es necesario particionar nuestro disco rígido (ni siquiera defragmentarlo) o conseguirnos otro con el solo propósito de instalar Linux para averiguar de qué se trata ese sistema operativo del que todo el mundo habla. 

Una vez iniciado el programa de instalación a simple vista no podremos diferenciarlo de cualquier otro programa Windows que hayamos instalado con anterioridad. Hay una instalación Completa (Full), Típica (Typical) o Mínima (Minimum), en todos los casos es recomendable disponer de 500 Mb de espacio libre en nuestro disco rígido para todos los archivos temporales necesarios, aunque la instalación final requiera menos. Para que podamos aprovechar las características de esta nueva distribución es recomendable que elijamos una instalación Típica o Completa. 

La instalación en sí se toma su tiempo, especialmente descomprimiendo los archivos al disco rígido antes de instalarlos definitivamente. Aún así, esta es una fracción del tiempo que llevaría instalar cualquier otra distribución Linux, como Red Hat o SuSE. 

Comienza la magia ejecutando el archivo "Setup.exe" de 138 Mb, que inicia la instalación con el programa InstallShield, el mismo usado por otros tantos programas Windows y que además garantiza la posibilidad de una desinstalación futura igualmente de fácil. Si es que alguna vez intentamos instalar alguna otra distribución Linux, la sensación que tenemos mientras se descomprimen los archivos temporales es una mezcla de incredulidad y sorpresa absoluta. 

Todo (y vale la pena resaltar que abosolutamente todo) el proceso de instalación y configuración del hardware se realiza desde Windows, sin que sea necesario reiniciar nuestra PC y continuar con los cambios ni una sola vez. Notable, si tenemos en cuenta que se trata de OTRO sistema operativo lo que estamos instalando. 

Antes de terminar la instalación, WinLinux 2000 inicia su utilidad de configuración que como primer paso nos consulta sobre la clave del superusuario "root", el administrador de nuestro sistema Linux. Posteriormente chequea nuestro sistema para autodetectar todo el hardware posible, intentando conservar la configuración encontrada en Windows, como promete la breve documentación incluída.

Es un punto a favor que en ningún momento de la instalación se pase por ninguna selección de paquetes de software, como en todas las demás distribuciones, donde las aplicaciones, sus nombres y descripciones, son un motivo más de confusión para quien instala Linux por primera vez. La cantidad de aplicaciones que se instala depende del tipo de instalación que se seleccione al principio (Mínima, Típica o Completa).

WinLinux 2000 arranca desde el menú de Inicio de Windows como un programa más. Después de la inicialización ingresamos en el amigable entorno gráfico KDE, que con su parecido con Windows hace que un primer contacto con Linux sea lo menos frustante posible. Y como todas las versiones de KDE, podemos configurar el lenguaje del sistema al castellano.

Es agradable comprobar que las aplicaciones necesarias para una PC de escritorio Linux están todas allí, disponibles inmediatamente a partir del primer momento que arrancamos WinLinux, sin que debamos preocuparnos por instalarlas o cumplir dependencias con otros de paquetes de software, etc. Así ya tenemos instalado el Gimp (el "clon PhotoShop" para Linux), el Netscape Communicator, el X11Amp para reproducir archivos MP3, el KPackage (para instalar o desinstalar programas), etc., etc. En fin, todo lo necesario para que comenzar a experimentar con Linux con el mínimo esfuerzo de nuestra parte.

Cómo lo hace
WinLinux 2000 es en realidad una distribución Linux que usa el sistema de archivos UMSDOS, que al contrario que el sistema de archivos nativo de Linux (el Ext2), tiene como principal objetivo permitir una fácil coexistencia con datos MS-DOS (o Windows, para el caso) compartiendo para ello la misma partición del disco rígido. Este es el principal motivo por el cual es tan fácil de instalar y desinstalar, el más fácil de los que probamos en Planeta Linux Argentina. Pero esto tiene la desventaja de que no contamos con las caracteristicas avanzadas del sistema de archivos Ext2, mucho más seguro, confiable y eficiente. Por otro lado, quien necesite de ellas sin duda no busca su primera distribución Linux para averiguar de que se trata ese sistema operativo del que todo el mundo habla. 

Conclusión
Al momento de redactar esta revisión terminaba de desinstalar WinLinux 2000 de mi PC de prueba, una tarea que resultó tan fácil como su instalación, tal como era de esperarse y como prometían sus creadores. La evolución de las distribuciones es constante, y con cada nueva versión, Linux parece estar más cerca de todos. Esta vez parece que ya no hay más excusas. 

A este paso quizás veremos pronto un "Windows para Linux", igualmente fácil de instalar y desinstalar